Nitrato de celulosa

Formado por la reacción de la celulosa con el ácido nítrico en presencia de ácido sulfúrico y agua. A pesar de los esfuerzos por retirar de su composición todo el ácido posible, siempre permanecen algunos restos del mismo.

Inestable en presencia de luz y calor. Se han encontrado altos niveles de sulfatos en objetos fabricados con este material que se encuentran degradados; seguramente debido a los residuos de ácido sulfúrico. Sulfatos, nitratos y oxalatos, son también los causantes de una degradación más veloz.

Gracias a que esta sustancia se viene usando desde finales del siglos XIX, se conoce bien cómo le afecta el paso del tiempo. A lo largo de los años, se han ido realizando pruebas específicas, y se ha observado su degradación. Si bien se ve afectada por los rayos UV, no queda tan claro que sufra el fenómeno de la combustión espontánea. Por otra parte está demostrado que su uso sobre objetos de plata es más efectivo que el de algunas sustancias acrílicas y que los signos de degradación son insignificantes en la mayoría de objetos durante periodos entre 50-100 años.

En referencia a la contaminación que emanan los objetos tratados con esta sustancia, podemos decir que las partículas volátiles de ácidos que desprenden son insignificantes (de ahí que se siga usando hoy en día) en comparación a otros productos usados.

Hay dos test principales para descubrir si un objeto ha sido tratado o contiene nitrato de celulosa. Son los llamados “Test de Difenilamina” y “Test de Resorcinol”. Por medio de pequeñas muestras, y atendiendo al color que tras el test muestran, se puede determinar la presencia de este producto. En ambos casos son test muy sensibles, y puede dar resultados poco fiables, como que haya menos material del que consideramos o que ya fuese retirado con anterioridad. Además debido a las sustancias corrosivas que se usan en ambos, hay que tomar muchas precauciones.

Acetato de Celulosa

Surge de la mezcla de la celulosa con el ácido acético; se viene usando desde 1925 hasta nuestros días. Su deterioro se acelera en presencia de calor, luz y diversos ácidos, liberando ácido acético. El principal problema sucede debido a que una pequeña cantidad de acetato de celulosa es suficiente para que se produzca un alto nivel de ácido acético volátil, (en dos metros de película cinematográfica de 35 mm. se puede llegar a producir, hasta 9 cucharillas de té de ácido acético ).

¿Cómo se degradan estos materiales?

Su principal causa de degradación es la ruptura de los enlaces moleculares debido a la hidrólisis, aunque también sufren de la oxidación. La acidificación suele suceder en atmósferas con presencia de dióxido de sulfuro y óxido de nitrógeno. También un atmósfera alcalina puede llevar a la degradación de estos materiales; el uso de carbonato cálcico, aplicado directamente junto a estos materiales acelera de igual forma su degradación.

Bibliografía:

·Hatchfield, P. (2002): Pollutants in the museum enviroment. London. Archetype Publicactions